Las máscaras y los antifaces han sido empleados desde hace cientos de años con el fin de dar un aire de misterio a nuestra personalidad, así como para actuar detrás de la identidad de un personaje. Por ejemplo, durante la época de carnaval, en diversas partes del mundo (aunque esto se origino en Europa, durante la Edad Media), tanto hombres como mujeres se colocaban máscaras con el fin de poder actuar libremente, sin prejuicios ni normas morales; así, se volvían un instrumento para dejar aflorar los instintos que el resto del año estaban reprimidos.

Actualmente, existen una buena cantidad de máscaras sexys diseñadas específicamente para hacer más interesante ese juego de la seducción, que pueden conseguirse en tiendas de lencería o de juguetes y productos eróticos.

Una antifaz sexy puede ser un elemento por demás interesante para intentar revivir esa “llama del amor”; o bien, para hacer más atractivo ese juego previo a estar con tu chico en la cama. Si nunca has probado comprar y usar alguna de estas máscaras, piénsalo, porque a lo mejor es una excelente idea para pasar momentos eróticos inolvidables  y divertidos con tu pareja.

¿Qué aportan las máscaras o antifaces?

Oculta y exhibe:

Una antifaz sexy para seducir nos despoja de nuestra identidad cotidiana, pero también nos exhiben a los ojos del otro como alguien “diferente” o “misterioso”. Una máscara es un motivo excelente para prestarse a la desinhibición y al juego. Esto te puede permitir, como chica, hacer cosas que tal vez no harías si no tuvieras puesta una máscara. Además, existen máscaras, en específico, bastante sexys que están diseñadas para seducir a cualquier chico.

Es un elemento erótico:

En principio, la máscara cubrirá la mayor parte de tu rostro, pero dejará libres tus ojos y tus labios. Como sabemos los ojos transmiten emociones y deseos, y los labios se encuentran libres para poder besar a tu antojo o hacer lo que te apetezca. Si bien la mayor parte del rostro está cubierta, esto resalta aún más el poder de seducción de los labios y de la mirada, dos elementos de importancia en relación con el erotismo.

Las actuales máscaras para seducir se encuentran diseñadas con formas y elementos bastante semejantes a los de la lencería. ¿Por qué? Básicamente, en la lencería erótica es tan importante lo que se deja ver, como lo que no, por ello el principio de este tipo de máscaras es el mismo, ocultar y exhibir.