El sosten es una de las piezas de ropa íntima femenina y de lencería a la que más atención se le suele prestar, tanto de parte de hombres como de mujeres. Un buen sujetador (y sexy) puede hacerte lucir mucho más y hacer que tu chico se muera de ganas por estar cerca de ti e intentar quitártelo.

La sensualidad del brasier reside en diversas características, que van de su forma (estilo), color, material y diseño en general. No importa si tienes unos pechos pequeños, medianos o más bien grandes, siempre podremos encontrar un sujetador que nos haga sentir cómodas y más hermosas de lo que ya somos.

El brasier no sólo sirve para darnos seguridad y comodidad, sino que, al retirarnos la blusa o camisa, el sosten siempre nos dará un toque distintivo y sexy; ya que oculta lo que “tiene que estar oculto”, pero también da una idea de desnudez e incita a ser desabrochado.

Sin embargo, no te debes de guiar al 100% por la sensualidad que te provoque un brasier, ya que lo ideal es encontrar un equilibrio perfecto entre lo que nos haga sentir lindas y especiales, y aquello que no nos oprima, que no se mueva en exceso y que nos de confort. Un equilibrio entre estos dos temas no dará como resultado el sujetador perfecto.

Algunos de los brasieres que cumplen con esta doble función son los elaborados con base en la lencería de encaje; además de ser sumamente atractivos y de darte un toque de sensualidad y misterio, también suelen resultar de lo más cómodos, por lo que en este aspecto no deberías de tener ningún problema.

¿Cómo elegir un brasier sexy?

-Lo primero que debes de hacer es elegir la talla adecuada y el diseño adecuado (según las piezas de lencería o ropa interior con que desees combinarlo; para ello, lo mejor es realizar nuestra compra en tiendas especializadas en lencería.

-Ten en cuenta el ajuste de la banda, y si deseas un sujetador con tirantes. Por ejemplo, esto es de especial relevancia si piensas llevar un vestido con los hombros descubiertos. Además, la banda, por sí misma, nos dará la mayor parte del soporte que necesitaremos para sentirnos cómodas.

-Por último, te recomendamos que no demerites la estética de los bra, puede que pases un rato probando, pero nada será mejor que esa sensación de victoria al encontrar el sujetador perfecto, que te otorgue confort y sensualidad.