La lencería, usada por la mayoría de las mujeres del mundo en estos tiempos, suele ser fabricada con telas delicadas y no sólo de algodón o licra. Muchas piezas requieren cuidados especiales si deseas que se mantengan como nuevas y puedas usar tus favoritas durante años.  Podras amplilcar la vida útil de tu lencería con estos consejos que pueden salvarte la vida.

Amplica la vida útil de tu lencería lavándola correctamente

  1. Sólo emplea la lavadora si la etiqueta de la prenda lo indica, utilizando una bolsa especial para lavados. Si la etiqueta no lo indica, lávala a mano, ya que la tela es muy delicada para lo rústico de la lavadora. De ser este último el caso, déjala por unos minutos en agua a temperatura ambiente y jabón suave, frótala y luego ponla a secar.

  1. No uses agua demasiado caliente porque deformará las copas de tus sujetadores.

  1. Separa por colores para evitar que al lavarlas se manchen.

  1. Lava siempre a mano los sujetadores con relleno y ponlos a secar abiertos para que no se deformen.

  1. Antes de poner a secarlas en un lugar fresco, sólo escúrrelas, ya que pueden arrugarse y sólo podrán plancharse si están fabricadas de algodón.

  1. Extendér la vida útil de tu lencería lavando tus prendas tú misma luego de cada uso.

Extiendé la vida útil de tu lencería guardándola con cuidado

  1. Ordénala por colores y por frecuencia de usos para que sea más cómodo tomarlas cada mañana.

  1. Puedes elaborar ordenadores para tus gavetas y así es más sencillo ordenarlas.

  1. Guarda los sujetadores con relleno doblando una copa sobre la otra, o abiertos. Lo que debes procurar es que no se aplasten, ya que perderán su forma.

  1. Guarda las medias en un lugar distinto al de tus tangas, al igual que los sujetadores, evitará que hayan restos de algodón en otras prendas.

  1. Prolonga la vida útil de tu fina lencería ordenándola en lugares frescos y protegidos, donde no vayan a caer restos de maquillaje, cremas o perfumes que puedan deteriorar el material.